Historia Natural de Cardiopatía Isquémica

El corazón es el órgano al que más cuidado se le debe dar, en especial si se sufre de cardiopatía isquémica, debido a que sus características establecen la posibilidad de un fallecimiento rápido o muerte súbita por la situación que se presenta en las arterias coronarias. 

Entender todos los aspectos claves de la cardiopatía isquémica es importante, por ello te presentaremos todo lo que debes saber para su prevención y como es posible curarla. 

¿Qué provoca la cardiopatía isquémica?

La cardiopatía isquémica es provocada por la arteriosclerosis, esta se trata de una inflamación en las arterias provocando el endurecimiento y la acumulación de placas de colesterol en las paredes, favoreciendo a la formación de trombo en estas áreas. 

¿Cómo se clasifica la cardiopatía isquémica?

La clasificación de la cardiopatía isquémica se da en los tres tipos que existen, entre estas se encuentran las siguientes:

  • Angina de Pecho estable, es manifestada con un dolor de forma recurrente en el tórax, algo como una opresión, tirantez o quemazón que se siente.
  • Angina de pecho inestable, esta es igual al infarto convirtiendo en un signo de alto riesgo, se presenta como un infarto y es necesario tratarla. 
  • Infarto agudo de miocardio, es una enfermedad como consecuencia a la obstrucción de una arteria por la creación de trombo. 

¿Cómo se cura la isquemia?

El tratamiento o cura para la isquemia se basa en mejorar el flujo de la sangre al musculo cardiaco, dicho tratamiento puede tener incluido medicamentos, un bypass (cirugía) o un procedimiento que funcione para abrir las arterias que se encuentren bloqueadas (angioplastia).

¿Qué es la cardiopatía isquémica estable?

Esta enfermedad se produce al momento en el que el suministro de sangre se ve obstruido por parte de las arterias, ya sea de manera parcial o completa, permitiendo de esta forma que no llegue el flujo sanguíneo

¿Cómo prevenir la cardiopatía isquémica?

La prevención de enfermedades de este tipo se da a través de la modificación de los diferentes factores influyente, entre estos se encuentra: 

  • Controlar la obesidad, reduciendo el sobrepeso en el paciente. 
  • Realizar de manera continua ejercicio, con un mínimo de tres sesiones a la semana, ya sean estas caminatas o en el gimnasio. 
  • Evitar la vida sedentaria y no quedarse hora acostada o sentada. 
  • Consumir una dieta saludable rica en vitaminas, reduciendo la ingesta de grasa saturada. 
  • Reducir y controlar el estrés que puede estar afectado. 

La reducción de estos factores hará posible la prevención de este tipo de afección, dado que permitirá el mantener una vida más calmada y saludable, donde la correcta prevención evita riesgos innecesario que puede estar tomando el paciente a la hora de controlar su salud. 

La cardiopatía isquémica puede ser un problema grave si no se cuida el paciente, en especial por la capacidad que tiene de provocar una muerte súbita a aquello que la padecen, debido a esto seguir el tratamiento y acudir a constantes consultas puede ayudar a regular el flujo y evitar un problema mayor. 

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *